Las terapias naturales se utilizan principalmente como terapias complementarias, y aunque pueden ser de gran ayuda para muchas patologías, no reemplazan a ningún tratamiento médico.

 

Las terapias holísticas son todas aquellas terapias alternativas, complementarias o naturales que consideran al ser humano en su totalidad (cuerpo, mente, emoción y espíritu) y que procuran estimular el poder de sanación natural del organismo para que pueda recuperar su propio equilibrio.